Revista Mariela

¡Sexualmente activa durante el embarazo!

Las novedades que trae un embarazo pueden generar cierta inquietud y ansiedad entre los futuros padres. Alrededor de un cincuenta por ciento de las parejas dejan de practicar sexo durante los nueve meses. Sin embargo, se ha demostrado que quienes mantienen una actividad sexual satisfactoria son más felices y afrontan con mayor serenidad el embarazo y el nacimiento del bebé. A continuación, te despejamos las principales dudas que se generan durante esta etapa.

¿No debes tener relaciones sexuales?

Las relaciones sexuales durante el embarazo solo están contraindicadas en aquellos casos en los que el útero necesita reposo, por ejemplo: amenaza de aborto, parto prematuro o placenta previa, indica Katiusca Hernández, ginecobstetra. De lo contrario, si estás embarazada, puedes tener sexo cuantas veces quieras. Inclusive, en esta etapa el repertorio sexual se puede enriquecer con nuevas posturas y diferentes juegos que acompañen tus limitaciones físicas, propias de tu condición.

¿Es normal que el deseo sexual desaparezca?

Durante el primer trimestre, puede ser que no manifiestes deseos de tener relaciones con tu pareja, pues las náuseas y los cambios hormonales te podrían generar malestares que desvíen tu atención del sexo. Sin embargo, durante el segundo periodo, podrías sentir deseos sexuales, debido a una mayor circulación de sangre en tu vagina y tus senos. Es posible que se produzca un aumento en tu sensibilidad que aumente tus ganas. Si es así, no te asustes, ¡disfrútalo!

¿El sexo puede adelantar el parto?

Durante el orgasmo femenino, se producen contracciones provocadas por una sustancia contenida en el semen: la prostaglandina, generadora de la oxitocina, sustancia que favorece la contracción de la musculatura del útero, desencadenando un posible trabajo de parto; por esta razón, se recomienda tener relaciones sexuales en caso de que hayas pasado la fecha prevista del parto.

¿Cuáles son los beneficios de mantener relaciones íntimas durante el embarazo?

Las relaciones sexuales durante el embarazo fortalecen los vínculos emocionales en una etapa en que los cambios físicos y el nuevo papel de futuros padres generan mucha inseguridad y preocupaciones.

Durante el embarazo, la vagina está más sensible y más lubricada. De este modo, es más probable que los momentos de intimidad sean mucho más placenteros y vivas con mayor plenitud tu embarazo.

Aunque el sexo aporta variedad de beneficios, no hay que olvidar que todo dependerá de las circunstancias de cada caso. Si se trata de un embarazo de riesgo, el médico se encargará de comunicarte qué prácticas (tanto sexuales como de cualquier tipo) debes dejar de lado para no poner en peligro tu salud ni la del bebé que está en camino.

 

 

 

 

 

Fuente: Revista Mariela

Comentarios