El macabro juego registró sus primeros casos en Sudamérica

El macabro juego registró sus primeros casos en Sudamérica