fbpx

Farandula

Un año de la tragedia del Chapecoense.

Una aerolínea que nunca debió ser habilitada, una aeronave que nunca debió decolar, un piloto que jamás debió volar y 71 almas cuyos familiares no dejan de llorar. Esto es, en resumen, lo que dejó el trágico vuelo 2933 de LaMia que cayó en la noche del 28 de noviembre de 2016 en las cercanías de Medellín con todo el plantel del Club Chapecoense, que debía disputar la primera final de la Copa Sudamericana con el Atlético, más directivos, periodistas y tripulación.

Pasaron 12 meses de la tragedia y, en este tiempo, las investigaciones de los expertos y las pericias aeronáuticas determinaron que el avión cayó por una mortal irresponsabilidad del piloto-dueño de la aerolínea Miguel «Myke» Quiroga, quien no se reabasteció y dejó sin combustible la aeronave.

Esto quedó plasmado en el Informe Preliminar del Grupo de Investigación de Accidentes Aéreos (GRIAA) de Colombia, al cual tuvo acceso Infobae y donde queda claro que la máquina AVRO 146-RJ85, de la empresa LaMia, cayó a las 9:58, con 73 pasajeros y 4 tripulantes, en el lugar conocido como Cerro Gordo, jurisdicción del Municipio de La Unión, Antioquia (Colombia), luego de que la aeronave quedara literalmente «sin combustible».

Fuente: InfoBae