Salud & Belleza

Casas listas para el invierno

Paredes regias
Antes de pintar, aplica un promotor de adherencia; esto ayudará a absorber y fijar la pintura. Luego de la segunda capa, utiliza un hidrorrepelente, sobre todo si se trata de paredes en el exterior.

Azulejos, solución con estilo
Para evitar el deterioro de las paredes a mayor plazo, revístelas con cerámica, que por su baja absorción de agua, resiste mucho mejor las inclemencias del tiempo y, además, embellece tu decoración.

Limpieza preventiva
Es común que en invierno las hojas de los árboles caigan al suelo y tapen los sumideros de patios y terrazas, provocando el ingreso del agua en las viviendas. Examina su estado periódicamente.

Azoteas despejadas
Los residuos acumulados durante el resto del año podrían impedir que el agua corra por las tuberías. Revísalas y procura que sean de policloruro de vinilo (PVC). Tejas y tumbados deben recibir mantenimiento para evitar las molestas goteras. Utiliza un sellador especial y arregla las superficies que lo necesiten, que por lo general son delatadas por manchas color marrón.
Otras filtraciones
El agua simplemente entrará por donde haya espacio. Fíjate que tus puertas y ventanas estén libres de esa posibilidad; en caso contrario, séllalas de inmediato.

Contra las caídas
Los pisos mojados son un peligro para toda la familia. En el mercado encontrarás algunas opciones, como cerámica y porcelanato antideslizante o revestimientos de piedra, para no resbalar. Vale la pena invertir.

Libros sin moho
Para que este tipo de hongo no destruya tus libros, trata de controlar el nivel de humedad en tu hogar abriendo las ventanas, sobre todo en días soleados. Colócalos lejos de la pared exterior, en estantes abiertos, no en cajas o armarios.

Jardines de lluvia
Si el agua se estanca en una parte del terreno, cava un área con mayor profundidad y siembra en esa zona para fomentar la absorción. Las plantas deben estar ubicadas sobre un montículo más elevado para contrarrestar la acumulación del líquido. Aprovecha el invierno para fertilizar.

 

Fuente: Revista Mariela | n° de edición 96