Salud & Belleza

Claves para estimular el cerebro

¿Es posible modificar nuestra capacidad de concentración por medio de la alimentación? Por supuesto que sí. ¿Quién no ha experimentado que después de una comida rica en carbohidratos como, por ejemplo, una pizza margarita o un gran bolón de verde nos sobreviene el deseo irresistible de tomar una siesta o simplemente se nos dificulta volver a retomar nuestros asuntos pendientes? Esto se debe a que existen niveles de azúcar ideales para el funcionamiento de nuestro organismo; si se desbordan, tenemos dificultades de concentración, y si, por el contrario, no tenemos suficiente glucosa en nuestro organismo, podemos sentirnos muy débiles y llegar inclusive a desmayarnos.

Conociendo que cada vez que comemos carbohidratos se forma glucosa (azúcar) en la sangre, concluimos que a nuestro poder de concentración mental le afectan tanto los niveles altos como los muy bajos de glucosa. Ahora, ¿se requiere ser un experto en nutrición para darle al cerebro las condiciones óptimas para su desempeño? Sí y no.

Sí se requiere tener conocimiento sobre las cargas glicémicas de los alimentos, es decir, cuánta glucosa aporta la ingesta de cada uno de ellos, pero existen en el mercado herramientas que nos pueden ayudar a controlar más fácilmente nuestra alimentación; yo, personalmente, pensando en las dificultades de mis clientes, concebí una aplicación llamada DIETA ZONA EJECUTIVA, la cual, por medio de tutoriales y recetas fáciles, explica cómo mantenerse en la zona de seguridad para bajar de peso o sencillamente para estar activo, enfocado y saludable todo el tiempo.

No olvidemos también que existen suplementos alimenticios que ayudan a que nuestro cerebro no se quede nunca sin su gasolina mental; por supuesto que estoy hablando del famoso omega 3, que no es más que el aceite de pescado que nuestros abuelos tomaban. Contiene EPA y DHA, moléculas que el cerebro requiere para generar pensamientos. Para que el omega 3 cumpla sus funciones adecuadamente, tenemos que considerar dos factores principales:

  1. Dosificación: se necesita altas dosis de aceite de pescado para poder ver el efecto deseado, y para eso tenemos que recurrir a un especialista.
  2. Tenemos que encontrar en el mercado un omega 3 grado médico, completamente libre de todos los contaminantes cancerígenos del mar. Podemos verificar las mejores marcas en la página de Canadá: www.ifosprogram.com

 

Otro tip importante es consumir snacks cada media mañana y media tarde, justamente para mantener el nivel de glucosa constante en el organismo. Deben estar compuestos por proteínas bajas en grasa (por ejemplo, jamones con semáforo en verde en grasa), carbohidratos buenos (frutas o avena) y grasas buenas, como las nueces y las almendras. Si nos sentimos cansados, ellos serán capaces de devolvernos alta energía y concentración mental.

 

Fuente: Martha Ríos. Nutricionista. Revista Mariela. Edición 100.