Revista Mariela

¡Que las curvas vuelvan a su lugar!

Luego del nacimiento de tu bebé, seguramente te han quedado algunas libras de más como recuerdo de esos hermosos nueve meses de embarazo. La nutricionista Andrea De Concilis nos presenta una dieta que te permitirá perder kilos sin afectar la etapa de lactancia -que seguramente estás pasando – y sin perjudicar tu salud ni la de tu bebé.

OPCIÓN #1

DESAYUNO

  • 1 bebida caliente sin azúcar o con edulcorante.
  • 70 g. de pan integral.
  • 1 producto lácteo.
  • 1 fruta.

 

MEDIA MAÑANA

  • 1 fruta.
  • 1 puñado de frutos secos.

 

ALMUERZO

  • Sopa o crema de verduras.
  • Verduras crudas + vinagreta con 1 cda. sopera de aceite de oliva.
  • 1 porción de carne, pescado o huevo a la plancha.
  • 2 cdas. de arroz (puede ser integral).

 

MEDIA TARDE

  • 30 g. de queso.
  • 30 g. de pan.
  • 1 fruta.

 CENA

  • Verduras crudas + vinagreta con 1 cda. sopera de aceite.
  • 1 porción de carne, pescado o pollo.

 

OPCIÓN #2

DESAYUNO

  • 300 ml de leche semidescremada + cereales integrales.
  • Zumo de 3 naranjas o 2 kiwis.
  • 1 tz. de fresas.

 

MEDIA MAÑANA

  • Yogur semidescremado.

ALMUERZO

  • 1º Plato: Ensalada de verduras variadas o verduras hervidas o salteadas con un chorrito de aceite de oliva.
  • 2º Plato: Carne roja magra, pollo o pescado a la plancha o al horno acompañado de 4 cdas. de arroz o pasta integrales, o 2 papas del tamaño de un huevo.
  • Postre: 1 pieza de fruta de temporada o yogur descremado con frutos secos. Pan: 40 g. (una rebanada de pan integral de 3 dedos de grosor o una rebanada de pan de molde integral).

MEDIA TARDE

  • Fruta de temporada + 6 galletas sin azúcar integrales.

 CENA: 

  • 1º Plato: Sopa de picadillo o crema de verduras con papa.
  • 2º Plato: Proteína (pescado, pollo, atún, carne, huevo) + 1 rebanada de pan integral.

ANTES DE ACOSTARTE: 1 vaso con agua.

Cualquiera de las dos opciones sirve y son saludables. Recuerda que debes ser constante y mantener una actividad física moderada para llegar a la meta deseada. Es recomendable tomar mucho agua, y por las mañanas beber infusiones de té con limón.

 

Toma nota:

Olvídate de las dietas extremas o drásticas. Perder peso muy rápidamente es contraproducente para tu salud y podría afectar la producción de leche si estás amamantando a tu bebé. Con perder medio kilo a la semana es suficiente.

 

¡Una excelente noticia! Mientras estás en etapa de lactancia, bajarás de peso rápidamente porque tu organismo utilizará tus depósitos grasos para fabricar leche. Ese es el secreto natural que muchas madres, entre ellas actrices como Keri Russell, Gwyneth Paltrow y Debra Messing, hicieron para volver a su peso ideal.

 

Para perder peso es preferible comer pequeñas cantidades repartidas a lo largo del día en cinco o seis ingestas, sin saltarte ninguna.

 

Cuida lo que comes. Mantén una alimentación equilibrada en la que frutas, verduras y alimentos bajos en grasa sean los protagonistas.

 

Recuerda realizar ejercicios que te ayudarán aún más.
Bebe mucha agua. Además de hidratarte, esta acelera tu metabolismo en un 30 %, es decir, tu cuerpo quema calorías más rápido.

 

 

Fuente: Revista Mariela

Comentarios