Entretenimiento

Meghan y Harry son odiados por su posible “año sabático” en África

La posible mudanza de los Duques de Sussex a África ha incendiado las redes sociales y las críticas no se han hecho esperar.

Hace algunos días, medios británicos dieron a conocer que los Duques de Sussex podrían tomarse un “año sabático” en África, apenas naciera su primogénito, no obstante, tanto los detractores habituales de la pareja (principalmente de Meghan Markle), como los mismos ciudadanos han hecho público su desagrado.

Se dijo que el mismo Palacio de Buckingham planeba buscarles ocupación y destino fuera de Reino Unido para calmar los rumores sobre la supuesta enemistad entre las Duquesas, y entre los mismos Príncipes, sin embargo, esto podría significar una inversión de más de un millón de libras.

Los gastos potenciales de dicho viaje incluirían: seguridad, gastos médicos y los diferentes seguros que tendrían que contratar tanto para los Duques de Sussex, como para todo el equipo que se desplace con ellos; por lo que las críticas no se han hecho esperar:

“Costo de seguridad… Un montón de gente sin hogar en nuestras calles y miles de personas que viven en la pobreza. ¡Deja a África en paz!”.

“…Están dispuestos a complacer cada capricho de los parásitos reales en los gastos de los contribuyentes…, uno no puede evitar sentir el odio más profundo por ellos y los que votan por ellos!”.

“Pensé que el príncipe Carlos se haría cargo de los gastos de Harry. Solo porque se ha casado erróneamente no significa que el contribuyente deba asumir la cuenta para que se mude al extranjero”.

Aunque la mudanza aún no es oficial, los usuarios en redes sociales no han podido ocultar su desaprobación, e incluso el periodista Piers Morgan ha criticado a la pareja, especialmente a Marklequien tiene fama de derrochadora desde que emparentó con la familia real británica.
Los duques de Sussex durante su visita oficial a Suva, Fiji, en octubre de 2018 

En su última columna, Piers se refiere a la Duquesa de Sussex como Meghan Antoinette, en referencia a la odiada Reina francesa del siglo XVIII, y hace un repaso de todos los gastos que su llegada le ha supuesto a los contribuyentes.

“Esta ridícula aventura africana huele a que Meghan y Harry intentan crear su propia versión rival de la monarquía, en un continente alternativo, para acicalarse”.

Recordemos que el enlace matrimonial del hijo pequeño del Príncipe de Galestuvo un costo aproximado de 40 millones de dólares, la renovación de la Frogmore Cottage otros 4 millones y el baby shower de Meghan en Nueva York ascendía los 350 mil. Además de que su increíble vestuario premamá se calcula en 629 mil dólares, algo así como 12 millones de pesos.

Fuente: laverdadnoticias.com