fbpx

Farandula

Nuevas revelaciones entre Amber Heard y Johnny Depp

El juicio más mediático del año entre Johnny Depp y Amber Heard sigue su farragoso avance y en su noveno día ha habido un gran número de testimonios sobre la tortuosa relación de la pareja de actores. Entre los testigos que aportaron testimonios se encontraba la administradora de la finca del intérprete en las islas Bahamas y varios agentes de policía que acudieron en diversos incidentes entre ambos por supuesta violencia doméstica.

 

Pero sin duda el testimonio más impactante fue el de la doctora Shannon Curry, que en esta batalla judicial con 100 millones en juego declaró ante el tribunal que el equipo legal de Depp se puso en contacto con ella para que ayudara a determinar si había pruebas de «violencia de pareja» en el matrimonio hollywoodiense, pero posteriormente se le pidió que completara «un análisis psicológico» de la actriz.

La psicóloga aseguró que el trastorno límite de la personalidad era «un factor predictivo en las mujeres que ponen en práctica la violencia contra su pareja», y añadió que «una de las tácticas es agredir físicamente y luego salir perjudicada ella misma, para luego utilizar el sistema legal, por ejemplo, utilizando una orden de alejamiento«. Un dato que se puede relacionar con la orden de alejamiento temporal contra Johnny Depp que Amber Heard solicitó en mayo de 2016.

La doctora Curry también dijo que los pacientes con trastorno histriónico de la personalidad estaban «muy muy interesados en su apariencia» y frecuentemente la utilizaban «para conseguir lo que querían». Dijo que era habitual que las personas con este tipo de trastornos de la personalidad adoptaran «un papel de víctima o de princesa», a veces inventando historias para «conseguir respeto y atención de esa manera».

Aclaró que un «trastorno de la personalidad» es un «rasgo duradero» que afecta a «todas las facetas de la vida de una persona», a diferencia de los trastornos mentales como la depresión, que, según dijo, son «episódicos» y «aparecen y desaparecen». Posteriormente, enumeró lo que consideraba eran algunos de los rasgos de la personalidad de la actriz, incluyendo «un comportamiento agresivo pasivo y un comportamiento autoindulgente y egocéntrico», además de estar «llena de rabia, ira interior y culpa».

Además, la doctora Curry describió a Heard como una persona que «exagera enormemente los síntomas del trastorno de estrés postraumático», diciendo que cuando las preguntas que le hacía «parecían aleatorias» creía que Heard intentaba «minimizar» cualquier impresión de un trastorno, pero cuando las preguntas que le hacían giraban en torno al trauma sentía que Heard «exageraba». Dijo que la actriz había afirmado inicialmente que sufría 19 de los 20 síntomas del TEPT, lo que, según ella, no sería ni siquiera «típico de alguien que sufre incluso la forma más incapacitante de esta enfermedad».

Sin embargo, durante el interrogatorio de la doctora Curry por parte del equipo de Heard, se denunció la práctica «altamente irregular» de reunirse con un sujeto en litigio, y se criticó la decisión de la doctora de ir a «cenar y tomar algo» a casa de Depp antes de aceptar trabajar para él.

La abogada de Heard, Elaine Bredehoft, también afirmó que la doctora estaba «tan emocionada [por aceptar el caso de alto perfil] que le dijo a su marido que iba a realizar un examen a Amber Heard», aunque se trataba de «un asunto altamente confidencial».

El tribunal también escuchó el testimonio remoto de Tara Roberts, la administradora de la residencia de Depp en las Bahamas. Roberts aseguró al equipo legal de Depp que había sido testigo de la discusión de la pareja en la isla y que había oído a Heard decirle a Depp: «Eres un actor acabado… Morirás como un viejo gordo y solitario». También afirmó que Depp acusó a Heard de «golpearme con una lata» y que tenía «moratones en el puente de la nariz».

También se pudo escuchar el testimonio de una oficial de la policía de Los Ángeles que acudió al ático de Depp en mayo de 2016, después de que Depp y Heard supuestamente se pelearan, y el equipo legal de Heard asegurase que Depp lanzó un teléfono móvil a la cara de la actriz. En una declaración grabada, la agente confirmó que «no había visto ni oído nada que le hiciera pensar que se había cometido un delito o que se había producido un acto de violencia doméstica».