Tendencias

El papa Francisco revoluciona las redes sociales al comprarse unos zapatos.

El papa Francisco causó revuelo este miércoles en las redes sociales tras haber completado con éxito su última misión: salir del Vaticano para comprarse un nuevo calzado.

El papa Francisco saluda a los peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro, durante el rezo dominical del Ángelus, el 18 de diciembre de 2016, en el Vaticano.

El pontífice argentino, de 80 años, visitó el martes por la tarde una farmacia especializada en artículos ortopédicos, localizada cerca del Vaticano, para recoger un par de zapatos que usa para compensar el dolor que le causa una neuralgia crónica en el nervio ciático.

La visita fue grabada por los teléfonos móviles de un puñado de clientes que estaban en la tienda en ese momento, y que luego colgaron las imágenes en las redes sociales.

En un vídeo publicado en Facebook, en la página de Martina Duarte, titulado ‘Un martes con el papa’, una joven hace una selección de imágenes de Francisco, tanto en vídeo como con fotos, mientras este se encuentra en la tienda.

En algunas se puede ver al papa bendiciendo el crucifijo de un joven, empleado de la tienda, y tomándose fotos con los clientes.

El pontífice llegó a la tienda, ubicada a unos 500 metros de la plaza de San Pedro, a bordo de un automóvil utilitario acompañado por una persona, habló con el personal y se mostró amable y sonriente.

La publicación generó numerosas reacciones y comentarios, entre ellos uno divertido en el diario La Repubblica, en el que le piden que asuma la alcaldía de Roma, en plena crisis por un escándalo de corrupción.

No es la primera vez que el papa suscita sensación al dejar su modesto apartamento en la residencia Santa Marta, dentro del Vaticano, para hacer compras personales.

En septiembre del 2015, se escapó del Vaticano para comprarse unas gafas en una óptica cercana a la Plaza de España, en el centro histórico de Roma.

El pontífice argentino, que añora su vida simple en Buenos Aires, confesó en una entrevista que lo que más echaba en falta desde su asunción de la jefatura de la Iglesia católica era “callejear” y salir a comer una pizza como cualquier ciudadano anónimo.

Sin embargo, no a todo el mundo le ha generado simpatía la última salida de Bergoglio. La página web del diario italiano La Repubblica publicó un comentario escéptico, en el que hacía alusión al “habitual exhibicionismo narcisista” del papa.

Fuente: AFP