Revista Mariela

Preparándolo para su primer viaje

Los recuerdos más divertidos de tu primera etapa como madre, sin duda estarán en el primer viaje que disfrutes con tu pequeño. Aunque también surgirán dudas y preocupaciones especialmente si eres madre primeriza, no te estreses, toma nota y disfruta de esta aventura con él.

Desde el segundo mes de nacido, puedes preparar a tu nene para ese gran momento. Mientras el clima lo permita, empieza con pequeños paseos al aire libre, de esta forma descubrirá nuevas sensaciones como el viento, el sonido de los pájaros y la presencia de otras personas. A partir de allí, paso a paso, ganarás confianza para realizar salidas más largas.

Para el primer paseo fuera de la ciudad, ya sea en auto o en avión, debes llevar a mano el equipo completo: biberones, pañales, toallitas, cremas y todo lo que tu bebé necesite para estar limpio, cómodo y alimentado.

Recuerda que si es en avión, durante el aterrizaje y despegue del avión puedes darle un biberón con agua o leche, para aliviar la presión en sus oídos.

Los dolorcitos de los niños siempre aparecen en el momento menos esperado, así que consulta a tu pediatra que medicinas básicas puedes llevar para prevenir mareos, dolor de estómago, dolor de oídos, diarrea, fiebre, gripe y tos.

Lleva su capricho, por ejemplo su mantita, una almohada, el osito, o ese juguete que tanto le guste. No está demás llevar ropa abrigada para los niños aunque el destino sea caluroso y ropa ligera aunque el destino sea frío.

Si tu bebé tiene menos de seis meses es recomendable mantenerlo protegido del sol. Si hace mucho calor hidrata su cuerpo con baños o duchas de agua fresca, varias veces al día. Trata de mantenerlo en ambientes con ventilación o frescos.

Cuando no pueda dormir acarícialo, sonríele, cántale bajito. Puedes optar por un masaje relajante frotando con un paño suave crema o aceite en el cuerpo del bebé. Esta actividad sin duda lo relajará y arrullará.

Los niños en cuanto más pequeños se acostumbran a moverse, comer y dormir en situaciones diversas, más flexibles se vuelven frente a los cambios y podrán aprovechar al máximo de las experiencias de viaje.

 

Fuente: Revista Mariela