fbpx
Cargando
.

Lee la revista aquí

Revista Mariela News 133

Ver todas las revistas
cerebrofemenino1

El cerebro femenino tiene sus propias características y riesgos, sin embargo, también es más susceptible a determinadas condiciones o trastornos que pueden afectar sus capacidades a diferencia del masculino.

La mujer y el hombre procesan de forma diferente los estímulos. Para realizar una tarea utilizan circuitos diferentes, en el caso de las damas, las hormonas son determinantes para la creación y funcionamiento de sus distintas conexiones, según científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard.

ADN masculino: De acuerdo con un estudio del Cancer Research Center, en Estados Unidos, dos de cada tres mujeres poseen este tipo de material genético en varias zonas cerebrales, lo que las podría proteger contra la enfermedad de Alzheimer y artritis reumatoide.

Terapia de reemplazo hormonal: Según la investigación de la neurocientífica Janet Sheperd, publicada en la Journal of American Pharmaceutical Association, indica que el uso potencial de la terapia hormonal sustitutiva (THS), con el uso de estrógenos, serviría para reducir el riesgo de Alzheimer y mejorar los síntomas del Parkinson. Además,  protegen a las neuronas del daño oxidativo, isquémico y antiinflamatorio.

Ejercicio: Un estudio de la Escuela de Medicina de la University of Washington revela que realizar de manera frecuente de 30 a 60 minutos de aeróbicos de moderados a intensos puede reducir el deterioro cognitivo conforme a la edad. Por otra parte, mejoran las capacidades de atención, concentración, organización, planificación y tareas múltiples, en mujeres mayores de 40 años.

Además, investigadores de la Universidad de Gotemburgo en Suecia observaron que tomar una pequeña dosis de aspirina al día podría moderar el deterioro del cerebro femenino en edad avanzada y con riesgo de sufrir un infarto; que podría prevenirse desde antes de la menopausia.

Fuente: Bienestar.salud180.com

La mayoría de nosotros no somos ministros, aunque por nuestras agendas bien podría parecerlo. Trabajo, reuniones, llevar a los niños al colegio, ir a la tintorería, jugar con los sobrinos, pasar tiempo con la pareja, etc. Un torbellino de obligaciones del que parece complicado salir para apuntarse al gimnasio. Porque de lo de ir ya ni hablamos.

Según la encuesta de Hábitos Deportivos en España de 2015, un 17,6 % de la población investigada estaba abonada o era socia de un gimnasio. Muy bien. Sin embargo, Rodrigo Latorre, mercadólogo deportivo, apunta a que un 60 % de la gente que acude a un centro deportivo lo deja a los tres meses. Falta de tiempo, frustración por no alcanzar las metas propuestas (en ocasiones imposibles), pereza o negarse a pasar por el drama de las agujetas son algunas de las razones que dejan los gimnasios más vacíos que tu cuenta corriente a final de mes.

¿Qué pasaría si te dijeran que puedes quemar calorías en el supermercado?

El ritual por el que tu nevera no parece el desierto de Atacama es un esfuerzo físico del que muchas personas no son conscientes. Tu cita semanal, mensual o diaria con el mercado(na) implica cargar con bolsas, recorrer pasillos, levantar packs de botellas, empujar un carro o tirar de una cesta, y agacharte y estirarte innumerables veces para alcanzar los productos de tu lista de la compra.

Entonces, ¿por qué no utilizar todos esos elementos para ponernos en forma? Dado que si queremos mantener una dieta saludable tenemos que pasar por el súper, hagamos que valga la pena.

Así debes comprar para hacer del súper tu nuevo gimnasio

Elige el camino más largo

Nada de pillar atajos. No tienes que hacerte los 10.000 pasos que, según el National Center for Biotechnology Information, son los que te permitirán estar en forma, pero sí intentar tardar entre 15 y 20 minutos en llegar al súper. Esto te hará entrar en calor y poner tu metabolismo a trabajar. (Tampoco se trata de que llegues sudando). A la vuelta, si vas muy cargado, te dejamos coger el camino normal.

Toca tirar del carro (o de la cesta)

Da igual el que elijas. Tus brazos te agradecerán que los ejercites, no solo porque los mantendrás en tensión mientras ‘conduces’ por el supermercado (lo que te ayudará a tonificarlos), sino porque tu equilibrio y concentración harán lo propio cuando tengas que esquivar ese otro carrito (o cesta) que ha cambiado de carril sin mirar.

Agáchate (y vuélvete a agachar)

Algo que muchas personas hacen mal cuando van a la compra es doblar la espalda para introducir los alimentos en la cesta (o cogerlos de los estantes inferiores). ¡Error! Flexionar las rodillas es fundamental para no sufrir luego dolores en la zona lumbar. Además, si las doblas cada vez que te toca agacharte, será como estar haciendo una sentadilla. Un ejercicio completísimo que hace que trabajen más de 250 músculos en un solo movimiento.

Levantamiento de peso (a falta de pesas)

Las cuentas no fallan. Cinco kilos de naranjas, dos de cebollas, tres de patatas, un pack de seis botellas de dos litros, dos paquetes de arroz de un kilo, etc. Da igual que no tengan forma de mancuernas, lo que importa es que tienen un peso que hará que los músculos de tu brazo se activen.

Estiramientos

¿Por qué todo lo que te gusta está siempre en el estante superior? Menos quejarse y más alargar tu espalda para llegar hasta allí. Igual que en Pilates es importantísimo ‘crecer hacia arriba’ durante los ejercicios, esta ocasión es ideal para darle a tu columna un respiro. Por cierto, no olvides levantar los talones del suelo. Tus tobillos también necesitan un poco de movimiento.

Administra bien el peso

De camino a casa, las bolsas con la compra harán que tu cuerpo tenga que esforzarse más al andar. Por ello, es fundamental que intentes llevar el mismo peso en cada brazo para que vayas equilibrado al andar. Y cógelas bien, recuerda que tus muñecas también están participando en que no se caigan al suelo.

Y aunque me encantaría poder decirte que uses la cinta transportadora de las cajas para andar un ratito a buen ritmo, puede que te veten de por vida en el súper. Así pues, una vez que hayas pagado tu compra, vuelve a casa con la cabeza bien alta. Tal vez no hayas quemado cientos de calorías, pero has hecho que tu cuerpo se quite las telarañas de encima.

Fuente: correryfitness

El apetito por lucir una figura «fit» lleva a incrementar la intensidad de los entrenamientos. Algunos no tiene reparos en someter al cuerpo a rutinas de ejercicios extenuantes durante un tiempo prolongado, algo que es poco indicado tanto por los especialistas del ambiente como por los expertos en materia de ciencia.

Para los científicos, quienes siguen estos hábitos no advierten los riesgos a los que se exponen. Un estudio de la Universidad de Monash, en Australia, alertó de que hacer un ejercicio intenso durante más de dos horas puede causar problemas gastrointestinales. Los especialistas establecieron al 60% de la capacidad máxima de una persona como el límite a partir del que se comienzan a observar los síntomas.

La sobreexigencia se traduce generalmente en cansancio muscular, desgaste mental y lesiones en ligamentos y articulaciones (iStock)

Los expertos explicaron que los efectos específicos están ligados de acuerdo a la modalidad, el vigor y la extensión de la actividad. Y los riesgos se elevan notablemente cuando se practica con un clima cálido. El trabajo publicado en la revista especializada Alimentary Pharmacology & Therapeutics señaló además que estos daños ocurren «independientemente de cuán en forma está» el individuo.

Entrenarse intensamente hace que el funcionamiento gastrointestinal se vea afectado en procesos como la permeabilidad, la absorción y la endotoxemia (la presencia de sustancias tóxicas en la sangre). También puede dañar células en el intestino, provocando problemas digestivos, y también pueden presentarse complicaciones derivadas de la filtración a la sangre de toxinas a través de las paredes dañadas del intestino. Los síntomas habituales: acidez, hinchazón, eructos, calambres y dolor abdominal, flatulencia, náuseas, diarrea y vómitos.

¿Cómo arribaron a estas conclusiones? Advirtieron las lesiones al analizar a adultos que practicaban dos tipos de modalidades: ciclismo y carreras en maratones. En la comparación, encontraron que en términos de incidentes, gravedad y duración, correr causó más problemas intestinales que el ciclismo. Entre el 96 y el 73 por ciento de los competidores de una maratón de ultrarresistencia o pruebas de triatlón (con circuitos de más de 160 kilómetros) reportaron síntomas gastrointestinales graves, en comparación con solamente entre el 11 y el 7 por ciento de los corredores de maratón y media maratón.

Hacer demasiado ejercicio provoca también otros riesgos en el funcionamiento del organismo. Por ejemplo, en la salud gástrica (iStock)

Los investigadores señalaron también algunos modos de atenuar o eliminar estas consecuencias. Entre las estrategias de protección recomendaron hidratarse en abundancia, evitar el uso de antiinflamatorios no esteroideos –que son irritantes gastrointestinales–, y consumir hidratos de carbono durante la actividad.

«Se recomienda realizar una evaluación gastrointestinal completa durante el ejercicio, ya sea hecha por individuos que experimentan síntomas de padecer trastornos intestinales durante el ejercicio, para determinar qué es lo que está causando el problema o para desarrollar estrategias de gestión individualizada», dijo Ricardo Costa, autor principal de la investigación.

Fuente: infobae

Ser un sex symbol de Hollywood es más duro de lo que parece. No es una tarea nada fácil para el actor Orlando Bloom que para seguir siendo uno de los más pretendidos y deseados en el cine por su gran físico ha recurrido a algunas tácticas muy extremas. Casi mortales.

En una entrevista con James Corden, la estrella reveló que estuvo a punto de morir en dos ocasiones como consecuencia de un peligroso y duro entrenamiento que practica en la piscina de su casa.

El ex de la cantante Katy Perry contó que el surfista Laird Hamilton, fue quien le enseñó el arriesgado método para conseguir un gran cuerpo: hace pesas bajo el agua. 

(Grosby)

(Grosby)

(Grosby)

(Grosby)

«Sujetas un par de mancuernas de unos 22 kilos, aguantas la respiración y caminas bajo el agua haciendo pesas (…) Cuando aguantas la respiración de esa manera y pones tu cuerpo en tensión así, es un entrenamiento mucho más intenso«, explicó el protagonista de películas como Troya y El Señor de los Anillos ante la mirada atenta de Corden y Zac Efron.

Pero el propio actor reveló que tuvo que dejar hacerlo ya que tuvo un par de sustos importantes como consecuencia de esta extrema practica. «Puede ser realmente bueno para ti, pero yo lo llevé al límite. No tenía a alguien que me supervisaraTuve que desmayarme dos veces para darme cuenta de que no debería volver a hacerlo», reveló.

(Grosby)

(Grosby)

Bloom está de vuelta en la nueva entrega de Piratas del Caribe, película que se estrenó el pasado 25 de mayo y que está protagonizada por Johnny Depp y Javier Bardem.

Fuente: Infobae

Se acabó la temporada de playa. Si no logró obtener ese cuerpo ideal para esa época, sepa que ahora es el momento de empezar a prepararse para la siguiente, y no un mes antes de que comience.

Para lograrlo hay que crear un régimen de trabajo constante y para ello qué mejor herramienta que el celular.

Estas son las mejores aplicaciones para planificar su régimen de ejercicios y monitorear su progreso. Ya sea que le guste correr, andar en bicicleta, entrenamientos de alta intensidad o ir al gimnasio, estas apps lo acompañarán en todo momento y, en la mayoría de los casos, son gratuitas.

Runtastic
Un entrenador personal con voz y GPS integrado que te motiva para cumplir tus objetivos. Perfecto si entrena en la caminadora, sale a correr, con la bicicleta, a patinar o a hacer senderismo. También tiene una versión ‘pro’ en la que puede pedir al entrenador virtual que diseñe un entrenamiento personalizado, crear sus rutas en función de la dificultad, medir sus progresos, entre otras cosas.

Myfitnesspal
Un contador de calorías, que se ha convertido en una de las aplicaciones más descargadas entre los amantes del fitness. Ayuda a hacer un seguimiento de su dieta gracias a su base de datos de más de 5 millones de alimentos de todo el mundo. Solo tiene que escanear el código de barras de un alimento para obtener toda la información nutricional (grasas, proteínas, fibras, colesterol…) y las calorías que aporta.

Nike + running
Otra aplicación para correr. Para muchos aficionados, esta es, sin duda, una de las más completas. En general, reúne las mismas prestaciones que Runtastic y Runkeeper. Puede incluso recomendarle el zapato ideal para salir a correr y conseguir compañía para entrenar a través de su propia comunidad.

Endomondo
Practique el ejercicio que practique, incluso ir en kayak, con esta aplicación podrá monitorear su actividad y no perder la motivación. También puede compartir sus registros con otras personas a través de diferentes redes sociales como Facebook.

Skimble Entrenador Personal
Ideal para personas que disfrutan del Tabata y los entrenamientos de alta intensidad y crossfit. Cuenta con videos de los ejercicios guiados paso a paso y puede elegir el objetivo, en función de si lo que busca es perder peso o tonificar abdominales y glúteos. También permite escuchar su propia lista de música mientras hace ejercicio.

Fuente: eluniverso

Ya sea por un objetivo o por otro, trabajar el glúteo es necesario, al margen de que estemos en plena época de la denominada “operación bikini”. Recordemos que esto debemos trabajarlo durante todo el año.

La propuesta de hoy te va a retar a trabajar de forma muy específica tus glúteos, y lo mejor de todo es que no necesitas material adicional, tan solo un banco.

Las posibilidades que nos bridan un banco, un step o bien unos escalones altos y anchos son más que suficientes para conseguir esos glúteos y piernas tonificadas.

Realizaremos tres series entre 10 – 15repeticiones de cada uno de los ejercicios.

Aquellos que son unilaterales, recomiendo al principio hacer 10 repeticiones con cada pierna. Teniendo en cuenta que son 5 ejercicios del mismo grupo muscular, deja un descanso de 2 minutos entre cada uno de los ejercicios, y 30 segundos entre cada serie.

Puedes aprovechar esos descansos entre cada ejercicio para introducir algún ejercicio de otro grupo muscular (trabajo de core, tren superior), de manera que optimizas tu tiempo de entrenamiento.

Sentadilla búlgara

Sentadilla búlgara | Isabel del Barrio

Apoyando la punta de un pie en el banco o escalón, con las caderas apuntando hacia delante realizaremos una flexión de la pierna que tenemos de apoyo. Ojo, es importante que vigiles que la rodilla de esta pierna se mantiene estable y no se mueve hacia dentro o hacia fuera.

Si te atreves, puedes añadir una mancuerna en cada mano.

Step con extensión de pierna

Step con extensión de pierna | Isabel del Barrio

Subir escalones siempre ha sido uno de los mejores ejercicios para activar y fortalecer el glúteo, ahora le añadimos un trabajo más específico. Primero lo haremos con una pierna, y luego lo repetiremos con la otra.

Subimos con una pierna el banco, extendiendo la contraria hacia atrás sintiendo cómo el glúteo se contrae.

Puente de glúteo con una pierna

 butt GIF

Esta vez, nos tumbamos en el suelo apoyando los pies en el banco, manteniendo la espalda apoyada en una colchoneta y los hombros relajados.

En este ejercicio elevaremos la cadera, extensión, al mismo tiempo que elevamos una pierna hacia la vertical. Sentirás el trabajo en tus glúteos y en los isquiotibiales.

Sentadilla a una pierna

Sentadilla lateral | Isabel del Barrio

Este ejercicio va a retar no sólo a tus piernas, sino a tu control del equilibrio.

Esta vez nos colocamos sobre el banco o el step (escalón), de lado. La idea es realizar una pequeña flexión de la pierna de apoyo, mientras que la otra la mantenemos extendida como si quisieras empujar el suelo con el talón.

Es importante que mantengas el control de tu espalda y abdomen, así como que vigiles la alineación de la cadera-rodilla de la pierna de apoyo que realiza la flexión.

Salto vertical al banco

Salto vertical al banco | Isabel del Barrio

Este ejercicio además de mejorar la potencia de tus glúteos y piernas, supondrá un golpe de intensidad controlada a tu corazoncito.

Al principio, busca un banco con una altura que sea adecuada para ti, o bien un escalón.

Partiendo de posición de sentadilla, realizaremos un salto vertical para aterrizar en posición de sentadilla, por completo en el banco o escalón.

En este caso hay que intentar que el pie por completo aterrice sobre el banco, evitando dejar los talones por fuera, para evitar resbalones o posibles caídas por una mala ejecución.

Fuente: Correr y Fitness

Que no tienes tiempo para hacer ejercicio debido a tu trabajo es una excusa que está dejando de ser válida. Existen maneras de mantenerte activo/a en tu oficina y no perderte de los beneficios del ejercicio. No dejes de leer para que pongas en práctica el movimiento en tu lugar de trabajo.

Luciana siempre fue deportista, pero desde que empezó a trabajar como asistente en una oficina de Relaciones Públicas hace 3 años, el ejercicio se ha vuelto cosa del pasado. Para ella, los días de trabajo son largos y las horas, muchas veces impredecibles. Por eso, dice que no tiene tiempo para hacer ejercicio.

Muchas personas como Luciana quieren hacer ejercicio pero tienen trabajos que les consumen el día entero. Para cuando llegan a sus casas, lo único que quieren hacer es irse a dormir. ¿Cómo puedes hacer para incorporar la actividad física con esos horarios de trabajo tan estrictos? La respuesta es sencilla: haciendo ejercicio en tu oficina.

¿Cómo? Te preguntarás.  Aquí te doy algunas ideas para que tus días de trabajo sean productivos en todo sentido. También para tu salud.

1.  Si puedes, camina al trabajo o ve en bicicleta. Si tomas el camión o bus, bájate unas cuadras antes para caminar el resto. Si tu oficina es en un piso alto, sube las escaleras. Si vas en carro, auto o coche, estaciónalo lejos de la entrada.

2.  Busca oportunidades para estar de pie: de esa manera se queman más calorías que sentado/a en la silla. Por ejemplo, contesta tus llamadas de pie, quédate parado/a durante una reunión, no te sientes para tomar tu café, etc.

3.  Reemplaza tu silla por una pelota de ejercicio. Esto te ayudará a fortalecer tus músculos centrales.

4.  Sentado/a en tu silla, levanta una pierna, extiéndela y cuenta 3 segundos. Luego baja el pie sin tocar el piso y sostenlo por varios segundos. Repite con la otra pierna y haz 15 veces con cada una.

5.  Haz sentadillas con una pierna (o con las dos) mientras esperas a que salgan tus fotocopias o el fax que te mandaron.

6.  Mantén unas pesas pequeñas o bandas de estiramiento en el cajón de tu escritorio. Así puedes tomarte descansos y trabajar tus bíceps, por ejemplo, entre una llamada y otra; o mientras esperas para una reunión.

7.  Si te da sed, levántate a buscar el agua, el té o lo que tomes. Es mejor hacer varios viajes a la cocina de la oficina durante el día, que tener todo a la mano. De esa forma podrás caminar.

8.  Si tu escritorio es sólido y fuerte como para soportar tu peso, puedes hacer lagartijas (push ups) para fortalecer tus brazos. De pie, pon tus manos sobre el escritorio. Aleja tus piernas para que quedes con una inclinación de 45 grados sobre el escritorio y haz 15 repeticiones.

9.  Para descargar y liberar la tensión puedes hacer ejercicios de estiramiento: levanta tus brazos por encima de tu cabeza como si quisieras tocar el cielo. Sostén por al menos 10 segundos.

10.  Para estirar y relajar tu cuello, inclina tu cabeza de manera que tu oreja casi toque el hombro. Luego, con tu mano presiona suavemente la cabeza hacia el hombro. Repite con cada lado.

11.  Para estirar la parte posterior de tu muslo y tu espalda, aleja tu silla del escritorio y pon el pie sobre el, de manera que la pierna quede estirada. Inclínate hacia la pierna hasta que sientas un estiramiento en la parte de atrás de ésta. Repite con la otra pierna.

12.  Camina durante tu hora de almuerzo y ¡sube las escaleras!

Con estos ejercicios no vas a ser un/a deportista estrella, pero sí lograrás algo, que es mejor que nada. Recuerda que la recomendación es hacer al menos 30 minutos de ejercicio diario. Piénsalo: media hora al día en medio de tu horario de trabajo (por más enloquecedor que sea), no es nada. Y en cambio puede ser una pausa que te dará un respiro para poder seguir siendo productivo/a.

No hay más excusas: ¡haz ejercicio mientras trabajas!

 

Fuente: Vida y Salud

La modelo Irina Shayk sorprendió al mundo con su foto posando en bikini en la pileta luciendo sus figura estelizada y medidas perfectas a menos de un mes de dar a luz a su hija Lea, fruto de su relación con el actor Bradley Cooper. La imagen despertó el debate sobre la recuperación post parto exprés.

En el primer trimestre de gestación, la modelo rusa desfiló para la pasarela más sexy del mundo, Victoria’s Secret Fashion Week. Las sospechas de su embarazo eran solo rumores, ya que su figura seguía intacta.

Irina Shaky embarazada en el desfile de Victoria´s Secrete (Getty Images)
Irina Shaky embarazada en el desfile de Victoria´s Secrete (Getty Images)

Sin embargo, Shayk no es la única celebrity que presumió de haber recuperado su figura en tiempo récord. Gisele Bündchen, Megan Fox, Behati Prinsloo, Dolores Barreiro o Floppy Tesouro, son sólo algunas de las diosas que parecieron haber renacido como el Ave Fénix en musas esculturales tras la llegada de sus bebés. Para muchas de las mujeres ‘mortales’ planteárselo es mortificarse.

La clave se encuentra en el cuidado durante los 9 meses de gestación. Para Andrea R. Miranda (MN 149.634), médica nutricionista especialista en estética, su figura es su objeto de trabajo y le dedican tiempo y esfuerzo a diarios. «Cuidaron su alimentación y realizaron ejercicio físico durante todo el embarazo, y de esta manera, su recuperación suele ser más rápida», explicó Miranda.

Es cuestión de ser realistas y sacar el foco en esa exigencia de recobrar la silueta . Puede tomar tantos meses como el embarazo, resaltó la especialista

Alimentación específica

La maternidad parece no haber dejado rastros en la silueta de Floppy Tesouro. «Soy consciente de que tengo buena genética, aunque no es sólo eso», confesó la mamá de Moore. A su vez comentó que jamás hizo un plan alimenticio restrictivo, sino que implementó una dieta orgánica. «Prioricé la calidad ante la calidad», detalló.

En esta misma línea, la especialista en nutrición alertó que en esta etapa de la vida «hay que prestar atención a los alimentos que ayuden a prevenir la anemia -ya que la mujer perdió cantidad de sangre-, a cicatrizar las heridas que puede haber ocasionado el parto y también a la producción de leche materna».

Floppy Tesouro junto a su hija Moore de apenas 3 meses
Floppy Tesouro junto a su hija Moore de apenas 3 meses

En este sentido, es preciso incorporar «unas 500 calorías más de lo habitual», resaltó Miranda. Carnes rojas, los pescados, las legumbres, los cereales integrales -hidratos de carbono de absorción lenta-, los lácteos descremados, las frutas y las verduras son fuente de hierro. La vitamina C de los cítricos va a contribuir a la mejor absorción.

Actividad física

Aquí entra en juego si hubo parto normal o cesárea. Luego de su segundo hijo, el ángel de Victoria’s Secret, Alessandra Ambrosio, se puso en manos de Leandro Carvalho, el entrenador de muchas modelos. «Como al principio no podía hacer ni abdominales ni sentadillas, hacíamos caminatas con pesos en los tobillos. Luego introdujimos ejercicios cardiovasculares más fuertes y mi método Brazilian Buttlift, una mezcla explosiva que incluye ballet, sentadillas y capoeira», explicó al medio NY Daily News

Para la especialista es importante retomar el ejercicio físico gradualmente, como por ejemplo una caminata diaria, y luego ir intesificando con natación, yoga, bicicleta fija o pilates.

«No se recomienda antes de la cuarentena ningún tipo de esfuerzo y lo primero que hay que trabajar es el suelo pélvico, previo al trabajo en la zona abdominal», detalló. A su vez es importante consultar con un obstetra o ginecólogo sobre cuándo es el momento indicado.

La ayuda extra

Todas se someten a «ayuditas» para acelerar la recuperación, y se intensifican las primeras semanas hasta ir moldeando la figura. Pero también la guía de un chef, nutricionista o entrenador personal son factores exteriores que colaboran en el descenso.

Entre los tratamientos estéticos que se puede realizar, siempre con seguimiento profesional, lo que se aconseja es el Programa de Ultracavitación Médica, que incluye hidratación de los tejidos, la cavilación y, posteriormente, drenaje linfático mecánico, elastocompresión, mesoterapia y thermospinning.

Fuente: Infobae

Existen entrenamientos especialmente ideados para bajar de peso, incrementar la oxigenación y mejorar el estado de salud general. También, hay otros más orientados a la parte física, que permiten aumentar la capacidad atlética o focalizar la exigencia en alguna zona específica del cuerpo. Los que ganan el consenso de especialistas de distintas ramas son aquellos que combinan ambos beneficios. Entre ellos está el kickboxing.

A pesar de tratarse de un ejercicio de contacto, es uno de los deportes cuya práctica brinda grandes ventajas para el organismo. La combinación de técnica de artes marciales y boxeo demanda de un gran aporte físico que vitaliza el aspecto mental, tonifica los músculos, aumenta la resistencia, disminuye el estrés y corrige la postura.

De origen japonés y nacida en la década de los 60, rápidamente se expandió por el resto del mundo. En un principio era propio de los hombres por su rudeza, pero desde hace varios años las mujeres dejaron atrás los estereotipos y comenzaron a incorporarse a esta disciplina, indicada como una de las mejores para bajar de peso.

La intensidad requerida quema una gran cantidad de calorías. Un estudio publicado en el Journal of Sports Medicine y Physical Fitness reveló que el cardio kickboxing -al igual que otros aeróbicos de alto impacto-, es la mejor rutina para adelgazar. Una clase puede quemar hasta ocho calorías por minuto.

Los entrenamientos se caracterizan por combates -con pocos minutos de duración y muy intensos-, movimientos repetitivos golpeando un saco de arena, o patadas y rodillazos una almohadilla sostenida por otra persona. En cualquier caso si se emplea el método HIIT (intervalos de alta intensidad) los réditos para reducir kilos serán mayores.

Además de eliminar calorías, los frutos se dan en distintos aspectos. Un grupo de especialistas de la revista Muscle, Ligaments and Tendons Journal evaluaron las condiciones de hombres saludables que entrenaron tres días por cada siete, repitiendo el proceso durante cinco semanas. Al cabo del periodo de prueba, los participantes reflejaron una considerable mejora en la flexibilidad, agilidad, velocidad y la potencia del tren superior e inferior del cuerpo.

Sin embargo, también trae prejuicios. La rudeza necesaria, el roce con el otro, puede devenir en lesiones. Las partes más expuestas son la espalda, rodillas, cadera y hombros. De existir alguna limitación previa a iniciarse en este deporte, es de suma importancia contar con el asesoramiento de un entrenador o fisioterapeuta que sepa adoptar el programa a las necesidades particulares.

Fuente: Infobae

Todo deporte tiene su encanto pero la natación es diferente a cualquier otra actividad aeróbica en muchos aspectos. «En principio el hecho de estar sumergido en el agua significa que tus huesos y músculos están por fuera del alcance de la gravedad», aseguró Hirofumi Tanaka profesor de kinesiología y Director del Laboratorio de la Universidad de Texas especializada en la investigación cardiovascular. Esto hace que natación sea el ejercicio ideal para personas con osteoartritis, cuyos pacientes no pueden realizar ejercicio con pesas porque puede ser extremadamente doloroso.

De acuerdo a la investigación de Tanaka acerca de las personas con esa condición, nadar disminuye la rigidez de las arterias, un factor de riesgo para los problemas de corazón. Este estudio asoció la natación con personas que sufren presión baja con las personas hipertensas. «Lo genial de este deporte es que es tanto para las personas que sufren sobrepeso como para aquellos que odian realizar deportes como atletismo o ir al gimnasio», afirmó.

El cuerpo se ejercita mucho más cuando estamos en la piscina haciendo natación que en tierra firme. El agua es más densa que el aire, por lo que moverse en el agua pone más presión sobre los tobillos que cualquier entrenamiento fuera de ella.

Estudios demostraron que la presión es distribuida de manera uniforme. No se almacena en los tobillos, ni en caderas o en otros lugares como se cree. «Cómo respiramos cuando realizamos natación es otro gran diferenciador», afirmó David Tanner Investigador en la Universidad de Indiana y coeditor del libro educacional de la ciencia de la natación.

Cuando se realiza atletismo o cuando se anda en bicicleta, la respiración tiende a ser forzada. «Es inverso a lo que sucede con la natación», indicó Tanner. «Respiramos rápido, profundo y luego exhalamos», señaló. Debido a que la cabeza se encuentra debajo del agua, estos ajustes de la forma en la que se respira son vitales. «Este tipo de respiración sigue con los alveolos pulmonares», dijo Tanner.

Por otro lado, nadar quema más calorías que otros cardio-ejercicios. No sólo ejercita las piernas sino también la parte superior del cuerpo, sobre todo los músculos de la espalda, tríceps y brazos.

Ejercitarse en una posición horizontal es ideal para el cuerpo, por lo que beneficia enormemente a la espalda. «Tampoco hay un fuerte impacto como lo hay con el atletismo», afirmó Tanner. Eso puede ayudar a mejorar la postura y prevenir las lesiones en la espalda debido al tiempo que transcurrió sin realizar ejercicios.

Pero lo más importante es que es divertido realizar este deporte. «La gente tiende a disfrutar mucho más natación que andar en bici o salir a correr», dijo  Tanaka . Si uno es principiante, Tanner recomienda empezar despacio: «No intenten hacer todo muy rápido, sino enfóquese en aprender la técnica de natación». Se recomienda empezar con clases de 30 minutos tres veces por semana, y no olvidarse de tomar recreos.