fbpx
Cargando
.

Lee la revista aquí

Revista Mariela News 133

Ver todas las revistas

Es inevitable pasar por esa “primera vez”. Cuando alguien nos gusta y se acerca el momento, a la gran mayoría nos preocupa causar una buena impresión. Pocas veces ese primer encuentro sexual se parece a lo que acostumbramos a ver en el cine: los nervios y nuestras inseguridades juegan en contra. Lo cierto es que hombres y mujeres manifestamos complejos muy diferentes en la cama. Estos son los más comunes de unos y otras:

Hombres:

1. El temido gatillazo
Aunque creas que sólo te ocurre a ti, la dificultad de mantener la erección es mucho más común de lo que se suele admitir. Cuando no se trata de un problema persistente, sino que está provocado por los nervios o el miedo a no dar la talla, la mujer suele mostrarse comprensiva. Concédete el tiempo necesario para adquirir confianza y sentirte cómodo.

2. Eyaculación precoz
Como antes, no es lo mismo que se trate de un problema reiterativo a que, de manera puntual, seas incapaz de controlar la excitación. Tu mente puede jugártela la primera vez, no te sientas culpable. Procura tener recursos para acabar el encuentro como un caballero

3. El tamaño del miembro
No suele ser tanto el complejo por el tamaño en sí como el miedo a las comparaciones con otros hombres. Puedes estar tranquilo, la mayor parte de nosotras concede la importancia justa a ese aspecto. Tenemos bastante claro que los 20 centímetros son algo excepcional y ni los esperamos ni los buscamos.

4. Insatisfacción de la mujer
Como no hay dos mujeres iguales y no existe una forma de proceder que satisfaga a todas, simplemente intenta hacer lo posible para que ella esté a gusto. Déjate guiar por sus gestos de placer (o de todo lo contrario) y el tiempo y nuevas ocasiones te darán las herramientas para convertirte en un amante perfecto.

Mujeres:

1. Complejos por el peso
Una de los principales miedos de la mujer la primera vez que va a desnudarse delante de él es parecer gorda. Estamos convencidas de que prestarán la misma atención que nosotras a la celulitis o las estrías. Tranquilas, porque buena parte de ellos ni siquiera sabe identificarlas.

2. Pechos pequeños o caídos
En este aspecto las películas X han hecho mucho daño a nuestra confianza y seguridad. Mujer, relájate y olvídate del tamaño; primero, porque no lo vas a poder ocultar, y segundo, porque resulta poco lógico intentar taparte durante un primer encuentro en el que se supone que pretendes conocer y reconocer al contrario.

3. Labios que cuelgan
Otro de esos complejos que dejan al 90% de los hombres en shock. No porque les desagrade, sino porque al enterarse de que algunas mujeres viven acomplejadas con ello, se quedan anonadados. Lo más probable es que ni se fijen y, si lo hacen, no descartes que les dé morbo.

4. Miedo a no alcanzar el orgasmo
Así como algunas mujeres aseguran sentir la preocupación justa por no llegar al orgasmo, para otras supone un auténtico motivo de ansiedad y malestar en las relaciones sexuales. La primera vez se le suma además la ausencia de complicidad por parte de la pareja y la vergüenza de admitir, al otro y a una misma, que esa noche tampoco se le espera.

 

Fuente: El Sextante

Un estudió aplicó el anticonceptivo masculino en más de 100 pacientes y solo se reportaron escasos casos de embarazo.

El nuevo anticonceptivo masculino es 96% efectivo, según un estudio publicado en Journal Endocrinology & Metabolism. La efectividad de este método preventivo se debe a la administración intramuscular de una hormona que reduce la producción espermática.

El estudio se aplicó en 270 pacientes y sólo se reportaron cuatro embarazos. Luego de un año de suspendida la administración del anticonceptivo, ocho pacientes no recuperaron la producción normal de espermatozoides.

Durante la investigación, los pacientes no podían usar otro tipo de anticoncepción y fue administrado bajo una aplicación cada 8 semanas.

Con respecto a los efectos secundarios, el estudio sostiene que solo se reportaron acné y cambios en el humor.

El polémico ‘gancho’ del cuidador de elefantes australiano se produjo en una cacería de jabalíes organizada para un joven enfermo terminal de cáncer.

El cuidador de un zoológico australiano que propinó un ‘gancho’ en la cara a un canguro para salvar a su perro permanecerá en su puesto de trabajo pese a las protestas de grupos conservacionistas, según un comunicado del Taronga Western Plains Zoo de la ciudad de Dubbo (sureste del país). Greig Tonkins ha trabajado para el zoológico durante los últimos seis años encargándose de los elefantes.

La grabación se volvió viral el domingo pasado, aunque el episodio había ocurrido en junio. La historia detrás de este breve pero polémico video es poco habitual. Todo comenzó cuando un grupo de amigos, entre los que se encontraba Tonkins, organizó en una finca una cacería de jabalíes para Kailem Barwick, un joven de 19 años víctima de un cáncer terminal que acabó falleciendo la semana pasada.

‘Gancho’ en la mandíbula

Fue en pleno evento cinegético cuando Tonkins vio cómo un canguro atrapaba a su perro por el cuello y no mostraba intención de dejarlo huir. Para salvar a su mascota acudió a su rescate: su can logró zafarse y Tonkins emuló a un boxeador con el animal. Posteriormente le propinó un derechazo en la mandíbula, lo que, desde que trascendiera el contenido del video, ha sido criticado por los grupos defensores de los animales.

VIDEO:

https://youtu.be/ziCGPRtMtbI