fbpx
Cargando
.

Lee la revista aquí

Revista Mariela News 133

Ver todas las revistas

“La reina es la última persona en el mundo que consideraría mirar a otro hombre que no fuese su marido”, ha dicho su exjefe de prensa

The Crown serie
La reina Isabel II. GTRES

La tercera temporada de The Crown llega el domingo rodeada de polémica. En uno de los capítulos se insinúa que Isabel II le fue infiel a su esposo con el gerente de su cuadra de caballos de carreras, lord Porchester, al que la reina llamaba cariñosamente Porchey. Algunas voces se han alzado para negar esta posibilidad, entre ellas Dicki Arbiter, ex jefe de prensa de la reina de Inglaterra. «Todo esto me parece de muy mal gusto y totalmente infundado. La reina es la última persona en el mundo que consideraría mirar a otro hombre que no fuese su marido”, escribió en un artículo en The Times. “Esto solo es un cotilleo que ha estado por ahí rondando durante décadas, pero no tiene ningún fundamento. The Crown es una ficción. Nadie sabe las conversaciones privadas que tienen los miembros de la familia real, pero, claro, la gente siempre contará la historia que ellos quieran para hacerla más sensacionalista”, concluye.

Morgan fue el encargado hace algunas semanas de explicar cómo investigan para crear las historias que forman parte de cada temporada. En una entrevista con GQ explicó que primero leen todo lo que pueden sobre un determinado espacio de tiempo en la vida de los personajes y, entonces, escogen ciertos eventos. «Una vez que he identificado lo que me interesa les pido a los investigadores que vayan mucho más allá. Me aportan documentos y yo empiezo a pensar en historias», revelaba.

Olivia Colman y Tobias Menzies, como Isabel II y Felipe de Edimburgo en 'The Crown'
Olivia Colman y Tobias Menzies, como Isabel II y Felipe de Edimburgo en ‘The Crown’

En declaraciones los creadores de The Crown han dejado siempre claro que los hechos que tienen lugar en la ficción solo son eso, ficción. Muchas de las tramas se apoyan en rumores o habladurías mientras que otras reflejan hechos probados, como la reacción pública de la reina ante ciertos sucesos políticos o los intercambios sociales que se han conocido a través de terceras personas.

Casi dos años después de la anterior tanda de capítulos, los intríngulis de los Windsor vuelven a salir a la palestra. Siempre dibujando una complicada línea entre la verdad y la ficción. Los nuevos episodios permiten entrever una etapa más cercana de la monarquía más famosa del mundo, pero no por ello más conocida.

Entre las tramas históricas de esta tercera temporada está la presentación de Camilla Parker-Bowles o el primer marido de la princesa Ana, Mark Phillips. También se verá el intento de secuestro a la única hija de la reina Isabel, que tuvo lugar en 1974 y que acabó con cuatro heridos por disparos.

En la tercera temporada de la serie, Carlos y Ana ya son jóvenes. Y, por tanto, se rebelan contra sus padres y su destino. Así, Carlos aborrece su papel de heredero a la sombra de su madre y sus tareas, mientras que Ana querría tener un mayor protagonismo y se enfrenta a sus padres o incluso a la prensa, mientras busca su hueco en el Londres más sesentero (es uno de los personajes en los que mejor queda reflejada la moda del momento). Una relación que recuerda a la que tuvieron de niñas Isabel y Margarita, cuyo soterrado enfrentamiento también se traslada durante toda la temporada.

En esta temporada también destaca algo que se ha comentado durante décadas: que Isabel II no fue una madre para sus hijos —sobre todo para los mayores—, sino que fue su reina. Y que Carlos de Inglaterra ha querido y quiere imponer un estilo propio, que va más allá de caprichos juveniles. «Yo tengo una voz», le dice él a su madre. «Nadie quiere oírla», le responde ella.

Fuente: El País

Thomas Markle Jr. cree que de esa manera su padre podría ver a Meghan, antes de que sea demasiado tarde.

 

El hermanastro de Meghan Markle le ha suplicado a la Reina en una carta que le dé un título a su padre, ¡y que le permita ver a su hija antes de que sea demasiado tarde!

Thomas Markle con su hija Meghan, ahora Duquesa de Sussex

Increíblemente, en una exigente nota manuscrita, Thomas Markle Jr. escribió a la reina Elizabeth II que su padre y la madre de Meghan, Doria Ragland, merecen títulos reales, informa RadarOnline.

 

“Posiblemente puedas darle a Tom Sr. y Doria títulos reales, que también harían que mi padre esté muy orgulloso”, escribió Thomas Jr. al monarca británica el pasado 8 de julio.

“Esto podría pasar si Meghan llevara a Tom Sr al palacio más temprano que tarde, porque mi padre merecía que lo trataran como a la Realeza, como lo hizo con Meghan toda su vida. Ella le debe eso “, opinó Thomas Jr.

Thomas Jr. también se refirió al alejamiento de su padre de Meghan, de 36 años, después de su boda con el príncipe Harry, de 33 años, en la carta nunca antes vista.

Meghan Markle y su hermano Thomas

Thomas Sr. no asistió a las nupcias debido a una cirugía de corazón. Más tarde, una fuente reveló que los controvertidos comentarios de su padre a la prensa le impedían cualquier contacto con la familia real.

Los miembros de la realeza estaban “conmocionados y sorprendidos” cuando el padre de Meghan, que vive en México, le dijo al periodista Piers Morgan sobre sus charlas con el príncipe Harry acerca de política y otros temas. Thomas padre también dio una explosiva entrevista a “The Sun”, en la que dijo que cree que su hija sonríe por el dolor y la presión de ser parte de la familia real después de casarse con Harry.

Fuente: La Botana

El cantante sabe lo complicado que puede ser codearse con la realeza.

Si pensabas que Shawn Mendes era un simple ídolo pop más, te equivocas. Además de relacionarse con estrellas tan top como Liam Payne, caminar por la alfombra roja de la Gala del Met y protagonizar fuertes rumores de romance con Hailey Baldwin, el intérprete de Stitches también ha tenido la oportunidad de codearse con la realeza británica, específicamente con la reina Isabel II, el príncipe Carlos, el príncipe Harry e incluso con Meghan Markle.

Su encuentro cercano con la monarca se dio a principios de este mes durante la celebración del cumpleaños 92 de la Reina, donde también participaron Sir Tom Jones, Kylie Minogue, Sting, Shaggy y más.

Tal y como lo relató recientemente, él se topó con la reina Isabel justo antes de subir al escenario y vivió un momento muy incómodo. Al verse de frente con esta leyenda de la monarquía inglesa, el intérprete de In My Blood se quedó mudo. ¿Qué sucedió? En vista de que la Reina no inició una conversación, tal y como indica el protocolo, ambos permanecieron en total silencio.

«Estoy en esta área de backstage antes de que subas al escenario… Estoy esperando ahí para subir a la tarima y la Reina caminó junto a mi», recordó.

«No se te permite hablarle a menos que ella te hable primero, así que fueron como estos 10 minutos de silencio incómodo entre la Reina y yo», dijo.

¿La Reina al menos lo vio? Mmmm… no exactamente.

«No me vio para nada. Yo miré un par de veces y pensé, ‘Probablemente no debería estar viendo'».

Pero Mendes también tuvo un encuentro incómodo con el príncipe Harry y Meghan Markle.

«Estaba caminando por los pasillos, y los veo en una habitación… Ellos están simplemente hablando… y entré con esta confianza y en el segundo en que me sintieron entrando, yo simplemente me di la vuelta», confesó.

Y agregó, «Mi cuerpo se entumeció, y yo decía como, ‘No puedo hacerlo, no puedo hacerlo’. Nunca había sido tan impactado por una estrella».

¿Lo ven? Ni a las celebridades más grandes del momento se les hace fácil entrar en contacto con la realeza. ¿Cómo lo habrá logrado Meghan desde un principio?

 

 

 

 

 

 

Fuente: E-News!

La estrella de Suits aún no es oficialmente de la realeza, pero ya se codea con la monarca.

A pesar de que todavía no es miembro oficial de la familia real, Meghan Markle tuvo quizás su mayor dosis de vida de la realeza hasta la fecha cuando asistió a su primer Día de la Commonwealth este lunes.

Con un sombrero Stephen Jones y un vívido abrigo color crema de Amanda Wakeley, la estrella estadounidense no pasó desapercibida mientras entraba a la Abadía de Westminster, al lado de su novio británico, el príncipe Harry y detrás de sus futuros cuñados, la duquesa de Cambridge, Kate Middleton y el príncipe William, quienes asistieron juntos al servicio interreligioso que se realiza para la ocasión.

Meghan Markle

ESC: Meghan Markle, Prince Harry, Catherine, Duchess of Cambridge and Prince William

Siguiendo los pasos del resto de los miembros de la familia real, Markle estrechó la mano de varias figuras públicas mientras Charles, el príncipe de Gales y la duquesa de Cornwall Camilla Parker Bowles, llegaban no muy detrás de ellos. Los hermanos y sus compañeras luego siguieron en la procesión por la iglesia hacia sus asientos.

No mucho tiempo después, la reina Isabel II llegó sin el príncipe Philip a la iglesia. Las trompetas sonaron mientras ella ingresaba a la Abadía. Este es el primer evento oficial de Markle con la monarca.

Si sufría de algo de nervios, definitivamente la actriz no los dejó en evidencia. Pareció estar completamente a gusto desde el comienzo de la ceremonia, mientras las cámaras la captaron cantando el himno nacional. Durante el servicio, la vieron leyendo de su programa, cantando y totalmente involucrada con las presentaciones, entre ellas el coverque Liam Payne hizo de la canción Waiting on the World to Change, de John Mayer.

La ocasión anual tiene el objetivo de honrar la red de 53 estados miembros o ex territorios del imperio británico que todavía forman parte de la Mancomunidad de Naciones, con la reina Isabel II como cabeza de la mayoría de esas naciones desde las últimas seis décadas.

Fue justo hace un año atrás que el príncipe Harry había regresado de un viaje a Jamaica con Markle para la boda de su mejor amigo Tom Inskip. Esa fue una de las primeras veces que se les vio a los dos juntos y, después de su regreso, Harry asistió a la ceremonia con su abuela, abuelo y su cuñada. El príncipe William causó controversia porque se perdió el evento debido a un viaje de esquí a los Alpes suizos junto a sus amigos.

Un año después, ¡una boda real está a la vuelta de la esquina!

 

 

 

 

 

 

Fuente: E-News!

En el momento de la muerte de la princesa Diana, la reina de Inglaterra recibió críticas por haberse quedado con sus nietos, William y Harry, en el Castillo de Balmoral, en Escocia, en lugar de haberlos llevado a Londres, donde la gente depositaba sus condolencias, sus velas, sus flores frente al Palacio de Buckingham. Sin embargo, Isabel II sintió una angustia profunda que los medios no reflejaron, según escribió a Lady Henriette Abel Smith, una dama de honor:

«Queridísima Henriette:

Muchísimas gracias por tu carta sobre la trágica muerte de Diana.

Fue de verdad terriblemente triste, y ella es una enorme pérdida para el país. Pero la reacción pública ante su muerte, y el servicio en la Abadía [de Westminster] parecen haber unido a la gente en el mundo entero, de una manera más bien inspiradora. William y Harry han sido tan gallardos, y estoy muy orgullosa de ellos».

La prensa británica destacó que, luego de ese impreso, la reina agregó de puño y letra:

«Creo que tu carta fue una de las primeras que abrí: ¡tenemos las emociones entreveradas, pero todos hemos atravesado una experiencia muy mala!

Con afecto,

Isabel».

La carta, que se acaba de dar a conocer, fue escrita días después del accidente en el que Lady Di perdió la vida a los 36 años, el 31 de agosto de 1997. Muy rara vez la correspondencia privada de la reina se da a conocer, y esta pieza, que publicó The Daily Mail, está en manos privadas desde que se subastó en 2005 luego de la muerte de Lady Abel Smith, dama de honor de Isabel II desde 1949 hasta 1987.

La princesa Diana con sus hijos, Harry y William, y el príncipe Carlos (Johnny Eggitt/AFP/Getty Images)

La princesa Diana con sus hijos, Harry y William, y el príncipe Carlos (Johnny Eggitt/AFP/Getty Images)

El periódico británico citó a David Starkey, «el eminenete historiador que ha escrito muchos libros sobre la monarquía»: según el experto, las palabras deben ser consideradas en contexto. «Es importante recordar que, como la mayoría de su generación, la reina es muy reservada emocionalmente«.

Starkey agregó que en el momento la monarca fue acusada —de manera errónea, desde su perspectiva— de «no haber mostrado la compasión suficiente», ya que luego de la muerte de Diana la familia real —incluidos el príncipe Charles y sus hijos, William, de 15 años, y Harry, de 12— fueron a misa como de costumbre en Balmoral, y el vicario omitió mencionar a la princesa durante el servicio.

(Mario Testino)

(Mario Testino)

De manera inusual, la reina Isabel habló al país la noche anterior al funeral de Lady Di, «como monarca y como abuela». Definió a su ex nuera como «un ser humano excepcional y talentoso», que «en tiempos buenos y malos nunca perdió su capacidad de sonreír y reír, ni de inspirar a otros con su calidez y amabilidad».

Fuente: Infobae