fbpx

Tendencias

Una aplicación que daña las relaciones

whatsapp
De acuerdo con una investigación que publica CyberPsychology and Behaviour Journal hasta este año (2013) WhatsApp ha sido responsable de 28 millones de rupturas amorosas; debido a un síndrome llamado «doble check».

Si bien lo sabes, al enviar un mensaje y que este sea recibido de manera correcta por el destinatario aparece una «palomita» del lado derecho. Cuando se recibe se agrega otra «palomita» y contrario a lo que pensarías esto no significa siempre que el destinatario lo haya leído; aunque la mayoría de los usuarios así lo piensan.

 

Esta tecnología puede generar rupturas amorosas o confusiones por:

  • Las “palomitas”. En el año 2012 la compañía WhatsApp, reveló que el observar dos «palomitas» no siempre significaba que el destinatario hubiera leído el mensaje; la misma compañía explica que al observar estas «palomitas» la mayoría de los usuarios entran en un estado ansioso al creer que el destinatario ha recibido el mensaje y que no lo ha respondido.
  • Última conexión. Esta información también genera amplia expectativa en los usuarios, ya que al tener registro del horario de la última conexión se genera ansiedad y enojo si se encuentra un horario «raro»
  • «En línea». Se deja abierta la aplicación, aunque el usuario no esté presente se observa «en línea». Esta situación hace pensar a algunos usuarios que el destinatario está ignorando por completo sus mensajes.
  • Interpretación. Debido a lo poco “personal” del medio, pueden existir confusiones entre los mensajes redactados por los usuarios ya que se carece de una interpretación frente a frente.
  • “Atrapa”. Aunque es un medio útil para que las parejas mantengan comunicación, sobre todo si consideramos el nulo costo; es necesario que no se deje todo en manos de esta plataforma y que las parejas busquen momentos para el encuentro en persona.

Pese a los beneficios, el abuso de esta plataforma puede generar efectos negativos, como la pérdida de control debido a la distancia o el medio de comunicación y los celos que se manifiestan en un «espionaje»  donde el usuario quiere obtener detalles y registro de todo movimiento realizado por el destinatario.

Fuente: Salud180.com