Farándula Nacional

Caso de “Toño” Abril llegó a su fin

En medio de un impresionante operativo de seguridad, a las 20:22 del pasado martes 21 de febrero, Antonio Abril y Sebastián Haro fueron retirados por la puerta lateral del edificio judicial de Milagro una vez concluida la audiencia de juzgamiento en la que los magistrados del Tribunal Décimo Cuarto de Garantías Penales de esta ciudad los halló culpables de delito por el cual se los investigaba, confirmó el fiscal Edison Daquilema.

El representante del Ministerio Público confirmó que la sentencia aplicada por los jueces para Haro y Abril fue de 29 años y 4 meses, más la publicación de la sentencia y disculpas públicas a la víctima y el pago de una indemnización.

Sebastián y Antonio, este último exparticipante de realities de competencia de televisión, son sospechosos de delito sexual en contra de una joven de 19 años, hecho que se habría registrado al interior de un motel situado al sur de Milagro en mayo del 2016.

Al igual que en anteriores ocasiones, decenas de personas, la mayoría simpatizantes de Antonio conocido también en el mundo de la farándula ecuatoriana como ‘La bala’, permanecían en los exteriores de la Unidad Judicial con carteles en mano, pendientes del desarrollo de la audiencia.

Vallas metálicas y agentes de la Policía Nacional resguardan la seguridad del edificio judicial, ubicado en el centro de Milagro.

Joselito Arguello, abogado patrocinador de la presunta agredida, Xiomara R., a su arribo al Tribunal confirmó que su defendida se encontraba presente en el edificio de la Judicatura para presenciar el desarrollo de la audiencia.

De acuerdo con el COIP), el delito de violación sexual está sancionado con pena privativa de hasta 26 años, la misma que puede incrementarse en caso de existir agravantes.

Luego de conocida la sentencia emitida por los jueces en contra de Haro y Abril, los simpatizantes de este último realizaron una improvisada caminata por las calles céntricas de la ciudad, a manera de protesta e inconformidad por la decisión de los magistrados. La policía tuvo que controlar la masa de gente que por momentos parecía que amenazaba con generar disturbios, algo que no llegó a consumarse.

Fuente: Diario Extra

Comentarios