fbpx

Farandula

El padre de Britney Spears renuncia a la tutela legal de la cantante

Después de más de un año de batallas en los tribunales, el padre de Britney Spears ha comunicado este jueves que va a renunciar a la tutela legal de su hija, aunque no ha fijado una fecha. Desde 2008 que Jamie Spears, junto a un fideicomiso, ha supervisado por decisión judicial las finanzas, la agenda y hasta los detalles más minúsculos de la vida de la estrella del pop, de 39 años, después de que esta sufriera un colapso nervioso cuando se encontraba en el huracán del ojo público. “Señoría, mi padre debería estar en la cárcel”, dijo la cantante el pasado junio ante la jueza en una audiencia en la que denunció los abusos laborales a los que había sido sometida y donde amenazó con demandar a su familia por lo que le ha hecho.

El demoledor testimonio de Britney Spears ofrecido durante el verano incendió las redes sociales y movilizó a los seguidores de la estrella de la música, que clamaban para que el padre la liberara. Al comienzo, Jamie Spears rechazó abandonar su cargo, pero este jueves su abogado ha presentado ante el Tribunal Superior de Los Ángeles la respuesta afirmativa a la solicitud de su hija para poner fin a la tutela. Según los documentos judiciales, lo hará una vez que se resuelvan “varios asuntos pendientes en los tribunales”.

El abogado de Jamie Spears apuntó que “no hay motivos reales para suspenderlo o removerlo”, y ha argumentado que la decisión para dimitir “en el momento adecuado” tiene que ver con zanjar la “batalla pública con su hija”. Agregó que pretende trabajar con el tribunal y con el nuevo abogado de la cantante, Mathew Rosengart, para preparar una transición ordenada “a un nuevo tutor”.

Jamie Spears, de 68 años, cobra 16.000 dólares (más de 13.400 euros) mensuales por ser el guardián legal de su hija. “Nos complace que el señor Spears y su abogado hayan admitido hoy en un expediente que debe ser destituido. Es una reivindicación para Britney”, sostuvo Rosengart en un comunicado, en el que también reprochaba los constantes ataques del padre de Spears hacia la cantante. “Seguiremos adelante con la investigación sobre la conducta del señor Spears durante los últimos 13 años, durante los que cosechó millones de dólares de la herencia de su hija. Espero tomar la declaración jurada del señor Spears en un futuro cercano”, agregó el abogado, dejando claro que las acciones legales contra Jamie Spears van a llevarse a cabo como ya había previsto la estrella del pop.

El anuncio llega días después de que la jueza Brenda Penny rechazara una petición presentada por el abogado de la cantante, Mathew Rosengart, para trasladar una audiencia del 29 de septiembre sobre el caso al 23 de este mes para agilizar el proceso de destitución de su padre. Jamie Spears se había convertido en el tutor exclusivo de la celebridad en 2019, después de que el abogado Andrew Wallet renunciara a la tutela conjunta. El 24 de junio, Britney Spears sostuvo en su declaración ante la jueza: “Antes pensaba que nadie me iba a creer. Que la gente se burlaría de mí. Pero ahora quiero recuperar mi vida. Ya ha sido suficiente”.

Entre las exigencias que le imponía su padre, la cantante estaba obligada a acudir tres veces por semana al psiquiatra. En una ocasión, la forzó a internarse en un centro de salud mental como castigo por quejarse en un ensayo, y en otra la obligó a dar un concierto en contra de su voluntad cuando tenía fiebre, siempre según el testimonio de la artista. “Quiero casarme y tener un bebé”, afirmó durante la audiencia, “pero tengo un DIU que evita que me quede embarazada”. La declaración dio a entender que su custodia legal le prohibía tener más hijos que los dos que ya tiene.

“La custodia no tuvo ningún sentido desde su inicio. Le pago a gente para que me controle. He trabajado desde los 17 años y esta custodia es un abuso”, concluyó la cantante.

 

Publicidad Mariela TV