fbpx

Salud

LA DIETA BRIDAL

Se acerca uno de los momentos más esperados por ti: ¡tu boda! Y la preparación para lucir un cuerpo espléndido no puede esperar.

Para empezar, debes recordar que si te sometes a una dieta estricta no es conveniente que bajes más de 2,5 lb de grasa semanal; si lo haces, seguramente habrá un efecto rebote y, lo que es peor, perderás masa muscular. Sumado a ello, provocarás una severa deshidratación que te dejará lejos de lucir una piel luminosa.

Los elementos que más confabulan en contra de la belleza se llaman radicales libres, y se forman por distintas razones: ya sea por estrés (lo que usualmente sucede en la preparación de la boda), exceso de alcohol, mala alimentación o falta de ejercicio. Para combatirlos, por supuesto existe un arma efectiva, que es consumir alimentos ricos en antioxidantes. La única recomendación es que evites aquellos que elevan la glucosa en la sangre; por ejemplo, la zanahoria y la remolacha son antioxidantes que contienen un alto nivel de azúcar. En este contexto, tus aliados serán los vegetales.

Manos a la obra:

  • Si vas a consumir jugos detox (a base de zumos), puedes hacerlo de tres a cuatro veces al día. Toma en cuenta que las frutas licuadas duplican la fórmula para convertirse en glucosa en la sangre; por lo tanto, este exceso puede provocar subidas de peso y dificultad para que el colágeno actúe en la piel. La sugerencia es que agregues a tus licuados todos los vegetales que desees y no más de una taza de frutilla o media manzana. Puedes acompañar esta preparación con dos claras de huevo cocinadas y tres almendras –ojo, no es necesario que sean parte del batido, solo que las ingieras al mismo tiempo–.
  • Para embellecer el estado de la piel deberás hacer cambios en tu dieta por lo menos con 15 días de anticipación a la boda. No puedes confiarte en dietas milagrosas que te prometen cambios sustanciales en tres o  cuatro días; éstas siempre esconden peligros y efectos colaterales.
  • Recuerda que tus peores enemigos son el azúcar, el choclo licuado o molido, el maíz, el puré de papa y el arroz blanco.
  • Para evitar el estreñimiento (que acumula más toxinas en tu cuerpo) toma abundante agua: mínimo 8 vasos diarios, y si es mineral aún mejor.
  • Asegúrate de consumir el máximo de vegetales; eso implica que tus almuerzos y cenas comenzarán con crema de vegetales y habrá una taza de ensalada de vegetales.
  • Tus desayunos incluirán yogur bajo en grasa.
  • Tus jugos detox los consumirás apenas despiertes, 30 minutos antes del almuerzo, 30 minutos antes de la cena y justo antes de dormir. No olvides prepararlos con agua mineral.
  • Debes consumir antioxidantes solubles en agua, que en su mayoría lo tienen las frutas y vegetales. Mientras que los solubles en grasa los encuentras en el aceite de oliva extra virgen.
  • Los condimentos, como pimienta, curry, páprika, perejil, romero, tomillo, jengibre, albahaca tienen muy buen poder antioxidante y se potencian en presencia de la vinagreta.

Un ejemplo de vinagreta llena de antioxidantes y óptima para dar sabor a tus vegetales es la siguiente:

Receta para cuatro personas

  • 200 g de yogur natural
  • 4 aceitunas negras picadas
  • 1 cucharada de alcaparras picadas
  • 2 filetes de anchoa picados finamente
  • Cebollín y albahaca al gusto
  • 8 tomates tipo cherry
  • Sal, pimienta y pimentón al gusto

Preparación:

Divide el yogur en dos tazas; aromatiza la primera con alcaparras, anchoas, aceitunas negras y pimentón, todos triturados finamente. Aromatiza la segunda con cebollín, albahaca, tomates cherry, pimienta y sal al gusto. Finalmente, vierte esas vinagretas en tus vegetales favoritos.

Toma nota

Selecciona una proteína baja en grasa y acompáñala con una ensalada de vegetales y vinagreta como la que te acabamos de detallar, y para completar la dosis de carbohidratos consume suficiente fruta, por ejemplo, una manzana más media taza de uvas. ¡Cuidado con bajar los carbohidratos! Las frutas también son carbohidratos, pero mantienen la glucosa en buenos niveles y son poderosas fuentes de antioxidantes.

 

Fuente: Revista Mariela. Edicción: N°98