fbpx

Revista Mariela

Las mujeres más ricas según Forbes

La revista especializada en el mundo de los negocios y las finanzas, publicada en Estados Unidos, observa que del total de multimillonarios en todo el mundo, solo el 10% son mujeres. Conoce quiénes ocupan los cinco primeros puestos y cuál es la fuente de su patrimonio.

 

  1. Liliane Bettencourt (93 años)

Es la fundadora de la firma L’Oreal y la persona de mayor edad en el listado de los más ricos. Cuenta con $36.100 millones y con fama de ser muy discreta, al punto de utilizar muy poco maquillaje. Su mansión se encuentra en el elegante suburbio de Neuilly-sur-Seine, en el área metropolitana de París.

 

  1. Alice Walton (66 años)

Es la hija del fundador de WalMart, Sam Walton, y se estima que su dinero alcanza los $32.300 millones. En el 2011 inauguró el Crystal Bridges Museum of American Arts, con colecciones únicas y de acceso gratuito. Está ubicado en Bentonville, Arkansas, su ciudad natal.

 

  1. Jacqueline Mars (76 años)

Su patrimonio es de $23.400 millones. Mars y sus hermanos heredaron la fábrica de dulces y alimentos para mascotas Mars en 1999, después de la muerte de su padre, pero ninguno de ellos juega un papel activo en la empresa. Ella, al igual que su familia, es muy protectora de su privacidad; no da entrevistas y evita las apariciones públicas.

 

  1. Maria Franca Fissolo (89 años)

Es otra dulce heredera; viuda de Michele Ferrero, quien construyó el Grupo Ferrero y murió en 2015. En 1950 se unió a la empresa familiar y siete años después se posicionó como su líder. Las actividades de este imperio iniciaron durante la Segunda Guerra Mundial. Su fortuna asciende a $22.100 millones.

 

  1. Susanne Klatten (54 años)

Heredera del imperio automotriz de su padre, Herbert Quandt, quien a su vez lo recibió de su progenitor, Harald Quandt. Es conocida como Lady BMW y la respaldan $18.500 millones. A mediados del 2007 inició una breve relación con Helg Sgarbi, un gigoló a quien la millonaria le entregó 7 millones y medio de euros.

 

Fuente: Revista Mariela