fbpx

Tendencias

Limpia tu clóset, debes deshacerte ¡ahora! de estas prendas

A todas nos encanta comprar ropa cada temporada y estar siempre en tendencia. Pero el eterno problema es encontrar más espacio en el clóset para guardarlo todo.

Decidir qué sacar y qué conservar puede ser una tarea difícil, sobre todo si le tienes cariño a ciertas prendas, pero hay algunos básicos de los que debes deshacerte sin pensarlo y así ganar espacio suficiente para tus nuevas adquisiciones.

1. Calcetines rotos o sin par

Acéptalo, el par de esos calcetines que tanto te gustan nunca va a regresar. Sabemos que parece un fenómeno paranormal que un calcetín se pierda entre tu recámara y la lavadora, pero pasa y es mejor aceptarlo. También debes deshacerte de los que está rotos, desgastados o despintados, tal vez no se vean cuando vamos por la calle, pero nadie sabe cuando será necesario quitarse los zapatos frente a otra persona. Es mejor no arriesgarse y pasar un mega oso.

2. T-shirts o blusas percudidas

Si tu blusa blanca ahora es más bien beige, amarilla o gris, es mejor despedirse de ella. Una blusa percudida puede arruinar completamente tu look, ya que te hace lucir desaliñada y descuidada.

3. Tacones con los que sufres al caminar

¿Cuántas veces no se habrá repetido la historia? Miras el aparador, te enamoras de esos hermosos stilettos, te los mides y todo parece perfecto, pero cuando llega el momento de caminar varias horas con ellos es simplemente imposible. Si los has usado solo una vez, es mejor decirles adiós y darle espacio a un par más cómodo.

4. Blusas manchadas

El desodorante puede llegar a ser el peor enemigo de nuestras blusas favoritas, ya que la mezcla de éste y el sudor, provocan una terrible mancha amarilla en la parte de las axilas y es muy complicado eliminarlas.

Si este es el caso, es mejor deshacerte de ellas. Levantar el brazo puede llegar a ser un grave error si te empeñas en usarla. Lo mismo si se manchó con algún alimento o pintura imposible de remover, ya que por más pequeña que sea la mancha, nunca pasan desapercibidas.

Fuente: glamour