fbpx

Farandula

Ricky Martin sufre de depresión, tristeza y mucha angustia

Ricky Martin

Ricky Martin ha confesado a sus fans los sentimientos que lo han envuelto en esos 28 días de cuarentena.

Ricky Martin ha enviado un mensaje a sus seguidores, en el que acepta que en estos momentos ha sentido depresión, tristeza y angustia.

En una transmisión en vivo en Instagram, Ricky expresó: “He sentido mucho, mucho, mucho, es mi día 28 de cuarentena y sí ha estado complicado, sobre todo la primera semana en la que había mucha información, y yo tenía que ponerme el traje de superhéroe y decidí hablar y ayudar, ahora estoy mucho más tranquilo”.

“He tenido mis altas y bajas, he sentido miedo, coraje, frustración, incertidumbre, depresión, tristeza, pero, todo esto nos está pidiendo calma, silencio, es cambio y el cambio también es evolución, hay que ver cómo todo se va recuperando la naturaleza. La humanidad está sintiendo todo esto, miedo, frustración, coraje, pero para todo eso está la música”.

“Es el momento que necesitamos sentarnos a respirar y a lo mejor eventualmente ponerme a escribir y siento que tengo que volver al estudio a plasmar todo lo que estoy sintiendo, como que se está creando un código nuevo, de vida, en plena actitud de sobrevivencia, y creo que son temas que hay que tocar”.

“De hecho tengo unas colaboraciones increíbles, con gente muy talentosa de la música y esperamos hacer las grabaciones a través de Skype”.

“Qué ganas de volver al escenario, de estar otra vez en todos lados pero vamos a ver cómo pasa todo esto, va a pasar y vamos a estar positivos, estoy loco por visitarlos”.

“Estoy celebrando que estoy en mi casa, meditando, reflexionando, saliendo a buscar medicina y alimentos, porque no dejó que nadie lo haga, en el único que confío que va a volver soy yo, entonces, salgo con mascarilla, guantes y mi botellita de alcohol y sí es fuerte pensar que regresaras con algo y contagiaras a la gente que amas, mis hijos, mi marido, pero, tengo que hacerlo, soy el papá”, dice el boricua a sus fans.

Fuente: La Botana